Un pequeño espacio para el Trabajo Social

Un lugar para compartir acerca de la realidad social y cuestiones del Trabajo Social

Se conoce al Trabajo Social por las razones equivocadas

en Trabajo Social | Lo que significa ser Trabajador Social

Dicen que el Trabajo Social es una profesión de amor, y es muy cierto. Para ser un/a Trabajador/a Social se requiere de mucho amor y pasión por lo que se hace. Es una profesión en la que lidias con tanta vulnerabilidad y situaciones difíciles, que si no amas lo que haces, definitivamente no vas a poder.

Bonito sería que dijeran que es una profesión que requiere de amor porque reconocen el arduo trabajo del Trabajador/a Social, pero muchas veces lo hacen para desvalorizar tu trabajo, nuestro trabajo.

El que sea una profesión que requiere de mucho amor o dedicación no equivale a profesionales trabajando de gratis. Sí tiene un enfoque humanitario, que busca el desarrollo humano de los/as más vulnerables, pero también quiere decir que al igual que el resto de profesionales nos formamos en una Universidad, lo que tiene un costo.

Estoy a unos cuantos meses de terminar mi carrera y me comienzo a topar con la frustración de encontrar un empleo en lo que amo. Es cierto que se comienza desde pequeño, pero eso tampoco significa que el resto debería aprovecharse.

He estado de voluntaria en organizaciones porque me gusta el trabajo que hace y me han dejado grandes experiencias. También he estado en organizaciones que en un principio me vendieron la idea de crecer profesionalmente o al menos darme un respaldo profesional (hablo de un bendito papel que dice que les di mi tiempo) y luego me trataron sólo como una voluntaria. Y no es que ser voluntario/a sea algo malo, porque no lo es. Pero en donde en un principio me hicieron sentir que podían valorar mi trabajo, pasaron a verme como una mano de obra gratis.

En nuestro país se conoce al Trabajo Social (para aquellos que lo conocen) como una profesión de amor y pasión pero por las razones incorrectas. Al igual que los demás profesionales, realizamos un trabajo duro, solo que con un enfoque distinto y eso no debería de ser razón para que se desvalorice la profesión.