Un pequeño espacio para el Trabajo Social

Un lugar para compartir acerca de la realidad social y cuestiones del Trabajo Social

Al final siempre juzgan

Me casé super joven y cuando la gente se entera de que estoy casada su cara de sorpresa es inevitable, pero no es solo la cara de sorpresa, porque han sobrado las personas que no con palabras pero si con gestos me han juzgado, seguro en su cabeza pensarán "que chavala más estúpida, como se arruinó la vida". Pero la verdad es que hay mucha historia detrás y no me arrepiento de mi decisión.

La cosa es que como ya tengo un año de casada y tres años viviendo con mi esposo, cada vez que mis conocidos o familiares me miran me quedan viendo la panza y me preguntan "y entonces vos para cuándo?" O "y el bebé, cuándo?". Recientemente me lo preguntaron y dije que no sabía, que aún no quería y entonces me dijeron "si, está bueno, dentro de unos dos años entonces?" Y cuando dije que no, que prefiero esperar más tiempo, puso una cara como que si le había dicho que había matado a mi gatito, soy mujer y estoy casada y la pregunta del bebé me la hacen a donde sea que voy y se vuelve cansado.

Es molesto, es mi vida y me decisión y la de mi esposo también en todo caso, de nadie más, no se cuál es sofoque de los demás en que tenga hijos. No estoy segura cuando quisiera tener hijos, primero quisiera crecer profesionalmente y al parecer para nuestra sociedad pensar de esa manera es un pecado, porque cuando te casas el mismo día tenés que concebir a un bebé y sino pues ya estás haciendo algo mal, ya tu matrimonio se vuelve extraño, como si le estuvieras fallando al mundo, pero qué si yo quiero pensar en mí y crecer antes de traer a alguien al mundo, y qué si mi esposo y yo queremos estar en mejores condiciones antes de pensar tener hijos.

No es algo anormal, no nos convierte en algo anormal y tampoco me convierte a mí en algo anormal, o en una mala mujer o un ser egoísta que va en contra del propósito del matrimonio.

Al final siempre tengo esa mirada que me juzga, por haberme casado chavala o por no querer tener hijos por ahora, pero ninguna de esas decisiones me hacer ser más o menos que el resto de los demás. Por qué todos quieren o deben participar en mis decisiones, por qué se creen que tienen el derecho de opinar en que rumbo le debo dar a mi vida? En todo caso son mis decisiones y sus consecuencias las voy a sufrir yo.

Este artículo no es más que un desahogo