Un pequeño espacio para el Trabajo Social

Un lugar para compartir acerca de la realidad social y cuestiones del Trabajo Social

Cuando la memoria se desvanece

en Alzheimer

Entré a la cocina y él estaba acostado en una hamaca, le saludé y me corrió, me quedé helada, no supe qué hacer, le dije quien era y dijo que no me conocía parecía tan enojado como si lo estuvieran atacando. Me tuve que ir, mi corazón se rompió. Me dijeron que estaba teniendo un mal día.

Mi abuelo padeció de Alzheimer y fue un acontecimiento que sacudió a toda la familia, el saber que en algún momento todos los recuerdos se iban a desvanecer y saber que la persona a la que queríamos tanto poco a poco iba a desaparecer.

Hoy se celebra el día mundial del Alzheimer y no se celebra exactamente porque sea un acontecimiento alegre, sino porque es algo de lo que hay que hacer conciencia.

La salud mental es uno de los sectores de salud más abandonados y generalmente le ponemos mente a nuestra mente cuando las señales de que algo está mal son muy serias.

El Alzheimer es una de las demencias más comunes que deteriora de manera progresiva el funcionamiento cerebral, afecta la memoria, comportamiento y pensamiento. Entre los síntomas más comunes por los que suele ser diagnosticado se encuentran por ejemplo: la dificultad para realizar más de una tarea a la vez o tareas que antes realizaban con facilidad, dificultad para orientarse, pérdida de memoria, y extraviar objetos.

Para la persona que se le diagnóstica es un golpe significativo, por el hecho de saber que todo lo que alguna ves vivió lo va a olvidar y lastimosamente aunque existen tratamientos para esta enfermedad no son una cura. Para la familia representa una gran sacudida de la realidad por el hecho de saber que la persona a la que quieren va a desvanecer su carácter, carisma y todo lo que solía ser.

El primer paso para cuidar a las personas que sufren de esta enfermedad es informarse muy bien al respecto de lo que pasa y lo que está por venir y alternativas para lidiar con ello, hay que ser muy paciente porque los cambios anímicos son drásticos porque hay momentos de alegría, tristeza, ira, felicidad, delirios, alucinaciones, ect; así que la paciencia es un factor clave, acercarse a profesionales de la salud mental en los que te podas apoyar para poder desahogarse y para poder informarse de cómo cuidar de ellos.

La fortaleza que se requiere para su cuido es inmensa, porque hay momentos buenos y malos al lidiar con esta enfermedad, es importante siempre acudir en busca de ayuda cundo sintas que no podes lidiar con ello, porque no es una tarea sencilla y apoyarte de todas las redes con las que podas va a ser esencial en este duro período. Y recordar que no solamente vos éstas viviendo un mal momento, sino que también la persona que lo padece está sufriendo.